Yo de mayor quiero ser invisible

Especialmente dedicado a mis alumnas, a las grandes y a las pequeñas, para que sepan quererse bien.

Ni putas ni princesas

la-talla-38-me-aprieta-el-chocho

Hace tiempo era la talla 38. Todas conocemos la famosa rima “la talla 38 me aprieta el chocho”. Pero ahora parece que ni si quiera nos vale con esto.

Las adolescentes de hoy en día aspiran a lograr caber en la talla 36. La 38 ya no es suficiente. El canon se ha reducido, una vez más, y el ideal de muchas mujeres es reducirse a la talla 36.

El objetivo, de esta manera, se basa en decrecer, reducirse, empequeñecerse, hasta alcanzar un tamaño exageradamente pequeño, enclenque, esquelético.

Las chicas crecen aspirando a ocupar un espacio reducido, a tener un tamaño pequeño en cuanto a volumen, a portar un cuerpo ligerísimo, volátil, con poca presencia y aplomo.

Pero esto no es sólo una cuestión de cuerpos. Ese físico frágil deseado, ese aspecto antinaturalmente adelgazado, ese deseo de empequeñecerse y reducirse casi hasta el absurdo no queda enmarcado…

Ver la entrada original 296 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s