Archivo de la etiqueta: palabras

Más sonidos, saludos y presentaciones en español

Os propongo algunas actividades para practicar lo que hemos aprendido estas primeras semanas juntos.

Despacito y buena letra. Para repasar cómo se escriben y cómo se pronuncian las palabras en español, os recomiendo que hagáis este otro dictado que hemos preparado para vosotros profevio y yo:

Aquí tenéis las palabras de los dos dictados, para que comprobéis si los habéis hecho correctamente: dictados_de_palabras_1_2_soluciones

Y algunos ejercicios de la Aveteca del Cervantes Virtual:

Entonación y deletreo

Ejercicios_pronunciación

¡Hola, caracola! ¡Hasta luego, Lucas! Para repasar los saludos en español, podéis ver estos vídeos:

¡Mucho gusto! Para repasar cómo presentarse y cómo formular preguntas y respuestas sobre los datos personales, os aconsejo que veáis este vídeo de Tío Spanish:

Anuncios

Celebrando palabras (1): Picardía

Celebrando palabras pretende ser una nueva  sección con la que quiero homenajear a mi idioma a través de algunas palabras, su significado y su hueco en la literatura.

Hoy voy a empezar, por qué no, con PICARDÍA.

Estas son algunas de las definiciones que propone la RAE: 1. f. Acción baja, ruindad, vileza, engaño o maldad. 2. f. Bellaquería, astucia o disimulo en decir algo. 3. f. Travesura de muchachos, chasco, burla inocente. 4. f. Intención o acción deshonesta o impúdica. 7. f. pl. u. c. sing. m. Camisón corto, con tirantes, hecho generalmente de tela transparente.

A pesar de la evidente la carga negativa de esta palabra, a menudo y en pequeñas dosis se considera una cualidad apreciable. ¡Como una pizca de sal y de pimienta que alegran un plato!

La picardía la hemos heredado de los pícaros, esos personajes astutos, sin honor, de baja clase social, cuya supervivencia dependía de su capacidad de engañar al prójimo (en una sociedad, recordemos, que no permitía el ascenso social), que poblaban muchas novelas del Siglo de Oro. Sin duda, una de las más célebres, y la precursora del género concido como “novela picaresca”, es el Lazarillo de Tormesa la que siguieron, entre otras, La vida del Buscón, de Francisco de Quevedo, y Guzmán de Alfarache, de Mateo Alemán. A pesar de alejarse de los valores y las virtudes de la época, los pícaros terminan resultando simpáticos, quizá porque, a su manera, se rebelan a las convenciones de una sociedad hipócrita e injusta que reprime la libertad y pone todo tipo de trabas a quienes, desde lo más bajo, pretenden mejorar. 

Trescientos años de RAE

Hace trescientos años, Juan Manuel Fernández Pacheco fundó en Madrid la Real Academia Española (RAE), que desde entonces se ha encargado de estudiar, tutelar, reglamentar y, como reza su estatuto, «velar por que la lengua española, en su continua adaptación a las necesidades de los hablantes, no quiebre su esencial unidad». Actualmente la RAE trabaja tratando de no perder de vista la diversidad y riqueza del español, gracias a una política lingüística panhispánica que contempla todas las variedades del idioma.

La herramienta más útil que ofrece la RAE a quienes estudian español es su diccionario de la lengua española, el DRAE. Sin embargo, la labor de la Academia no se limita a redactar definiciones, sino que abarca todo tipo de actividades relacionadas con el español: exposiciones, congresos, obras de consulta, bancos de datos, etc.

¡Feliz tercer centenario!